Prensario CE
Instagram
Wearables

Android Wear 2.0 pide una nueva oportunidad para el segmento

Autor: Julian Belinque

10 feb - El renovado sistema operativo pensada para los relojes inteligentes y basada en Nougat, se estrena con la llegada de los LG G Watch Sport y Style

Android Wear ya se ha hecho realidad en forma de los primeros relojes inteligentes que llegan al mercado basados en su funcionamiento. Se trata de los modelos desarrollados de manera conjunta entre LG y Google, en los que visualmente queda patente la sigla G que hasta ahora también daba nombre a los G Watch de la compañía coreana. El lanzamiento pretende ser como una especie de vuelta a empezar en lo que ha sido la plataforma de este tipo de dispositivos de Google, que a nivel de ventas, no ha acabado de despegar.

Las novedades vienen dadas por dos tamaños bien diferenciados, el modelo G Watch Sport y el Style, éste último orientado a muñecas más finas y de menos dimensiones. La pantalla del modelo superior es de 1,38 pulgadas de tipo P-OLED para representar resoluciones de 480 x 480 píxeles y 348 dpi. Por su parte, la versión más compacta dispone de una pantalla de 1,38 pulgadas también P-OLED y resolución de 230 x 360 píxeles. Ambos llevan procesamiento similar basado en el chip Snapdragon Wear 2100 de 1,1 GHz de velocidad y 4 GB de almacenamiento.

También cuentan con conectividad Wifi y Bluetooth incorporada, así como acelerómetro y giroscopio para facilitar las labores de seguimiento al practicar algún deporte. El modelo Sport añade además toda una serie de funcionalidades adicionales, motivo por el cual, su cuerpo es algo más grueso. Incluye GPS, LTE y NFC, además de un sensor de velocidad para ofrecer una mayor precisión. En función de estas indicaciones, todo parece indicar que el más pequeño presentará una mayor dependencia del smartphone, mientras que el Sport está pensado para poder llevar a cabo la práctica de deportes, dejando a un lado el teléfono inteligente. Incluso para la funcionalidad de los pagos móviles mediante Android Pay, el modelo más sencillo requerirá de la presencia del móvil, al carecer de conectividad LTE.

El espesor también incide en la posibilidad de incluir en el interior una batería de mayor o menor envergadura. De este modo, mientras que el más fino, cuenta con una de 240 mAh, la del Sport alcanza los 430 mAh. El Sport también incluye más cantidad de memoria RAM (768 frente a los 512MB) del Style, así como resistencia al agua y al polvo, elevando la clasificación a IP68 frente a generaciones anteriores. Los botones adicionales del reloj Sport pondrán en marcha las aplicaciones Google Fit y Android Pay. Además, Android Wear 2.0 promete una mayor integración con aplicaciones de mensajería. Ahora va a ser posible ampliar las notificaciones a medida que lleguen, y "tocar para responder dictando, escribiendo o escribiendo tu respuesta, interactuando incluso con emojis.

Entre las mejoras a la plataforma Wear 2.0 están la mayor personalización de la esfera del reloj, con la integración de la aplicación de terceros, y el nuevo seguimiento de los pasos para ofrecer mayor precisión en los pasos, distancias, calorías quemadas y otra serie de aspectos. También hay una Play Store nueva para instalar aplicaciones sin necesidad de tener que utilizar el smartphone (o instalar una aplicación de teléfono).

Los dos relojes estarán disponibles con una amplia variedad de colores en sus acabados, como puede ser titanio, azul oscuro, plata, o incluso tonos en rosado. Ambos relojes estarán presentes en la nueva edición del Mobile World Congress que se celebrará del 27 de febrero al 2 de marzo. Aunque los precios todavía no han sido desvelados por parte de LG, se estima que el Sport podría rondar los 250 dólares, (350 dólares en el caso de optar por la inclusión de LTE).

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias